El Casal Jaime I de Elche proyectó ayer un documental inédito sobre la Guerra Civil «Tierra Española – Spanish earth». Este filme es una producción norteamericana dirigida en 1937 por Joris Ivens y narrada por el escritor Ernest Hemingway, integrante de la denominada «Generación Perdida». Nunca había sido estrenada en el Estado español, debido a la censura franquista y al olvido posterior.


El filme dura 60 minutos y fue rodado durante la contienda civil en el pueblo de Fuentedueña del Tajo, cerca de Madrid. Actuó como productora la sociedad «Contemporary Historians», formada por el director Joris Ivens y por escritores y directores como Orson Welles o John Dos Pasos.

Se contemplan en la cinta escenas de la defensa de Madrid, de los combates en la Ciudad Universitaria, el frente del Jarama y el bombardeo de la Plaza del Callao en el centro de la urbe, así como un breve discurso parlamentario de Manuel Azaña de condena de la rebelión y de aliento a la defensa de la capital.

Películas sobre la guerra civil de la época

Entre 1936 y 1939, y a pesar de las advertencias del Código Hays destinadas a salvaguardar el no intervencionismo propugnado por el gobierno, se rodaron al menos diez películas de nacionalidad estadounidense que abordaban el conflicto de la Guerra Civil Española. Sólo tres de ellas eran de ficción y estaban realizadas en Hollywood según las convenciones del cine más comercial. En el resto de los casos se trataba de películas documentales de producción independiente que encontraron cauces de realización y exhibición a través de Frontier Films y Contemporary Historians Inc., la sociedad sin ánimo de lucro fundada por Dorothy Parker, John Dos Passos y Lillian Hellman, entre otros, expresamente para reunir los fondos necesarios para comenzar el proyecto de The Spanish Earth.

Tierra de España es ya un clásico del género documental y ocupa un lugar destacado en la filmografía sobre la guerra civil española. Sin embargo se trata de una película cuya difusión en el momento de su estreno quedó restringida a los circuitos de cine documental y a las proyecciones organizadas por asociaciones, partidos y sindicatos comprometidos con la causa de la República española.

El film debía cumplir una triple acción, en palabras del realizador: «directa, política e ideológica, una acción inmediata y material para la compra de ambulancias y una acción histórica de testimonio para el futuro». Sin duda alguna esas expectativas quedaron satisfechas, dada la trascendencia histórica que ha alcanzado The Spanish Earth y la efectividad inmediata que logró tras el primer pase privado en Hollywood, al que acudieron algunas personalidades del cine gracias a las que se recaudaron 16.000 dólares destinados a ayudar al gobierno de la República. Pero de todas formas el film de Ivens siguió quedando restringido a un circuito de elite.