In The Year of The Pig

Año: 1968
Duración: 103 min.
País de producción: U.S.A.
Idioma: Inglés con subtítulos en castellano.
Dirección: Emile de Antonio
Guión: Emile de Antonio
Fotografía: Jean-Jacques Rochut
Productora: Emile de Antonio Productions / Turin Film
Producido por: John Attlee, Emile de Antonio, Terry Morrone, Orville Schell
Musica: Steve Addiss
Montaje: Helen Levitt, Hannah Moreinis

Presentada en 1969, Emile de Antonio argumenta de manera indirecta un apabullante ataque contra la política exterior de Estados Unidos y la guerra del Vietnam, obtuvo una nominación a los Oscars.
El resultado se traduce en un documental extraordinariamente provocador, un ejemplo de catálogo de defectos de la sensibilidad estadounidense, que suelen identificarse con simple arrogancia.
La película se abre con imágenes de una protesta y esboza los antecedentes de la intervención estadounidense en el sudeste asiático, en teoría para defender al mundo de la infiltración comunista, para lo cual se embarca en una digresión sobre la historia del colonialismo.
Con la ayuda de metraje encontrado o entrevistas montadas con sumo cuidado, la película manipula bustos parlantes para introducirlos en su argumentación sin manifestar su intención. De esta manera Antonio y su equipo de producción se mantienen fuera de pantalla, pese a que su huella este presente en todas partes.
Las figuras históricas incluidas, adoptan posturas discursivas sobre los ejes gemelos de fama y contexto, se encuentra un verdadero “quién es quién” de líderes, escritores y críticos importantes, presidentes del gobierno…
La película es en definitiva, una de las más conseguidas diatribas antibelicista y en ciertos momentos antiestadounidense, sobre los males de de la conveniencia política.

“Aunque es duro y documental, es en esencia romántico, porque en el fondo yace la esperanza de cambiar el mundo”

“Con este documental -dice de Antonio- “quería construir un arma que fuese utilizada contra nuestra guerra en Vietnam. Todo lo que había visto iba dirigido a la emoción, y atraía a aquellos que ya estaban conmovidos. ¿Por qué motivo estábamos? ¿Por qué entramos en guerra? Hacer un film que no fuese una lectura, ni tampoco un grito. El film empieza con los días de dominio francés, en los inicios de los años treinta, y llega hasta la Ofensiva del Tet de 1968. Fuentes: viejos noticiarios que todo el mundo ha olvidado; entrevistas; films del DRV y del NLF; pero por encima de todo, films de la televisión americana en los cuales la guerra era ocultada haciéndola parte de la programación de noticias diarias, colocando los pueblos en llamas entre anuncios comerciales de desodorantes y Cadillacs. Haciéndola cotidiana, la televisión la hizo desaparecer. Yo la quería traer de nuevo, historia fílmica a 24 imágenes por segundo.Todos mis films tratan de la historia de mi país durante la Guerra Fría
Emile Antonio

Fuentes de Infomación: Artículo de Garret Chaffin-Quiray, visto en Documentalypunto, Cultivadores de Culto (info y descargas), Wikipedia.

Ver video completo en Humyo.

Nobody’s Business

País de Producción: Alemania
Año: 1996
Idioma: Inglés con subtítulos en castellano.
Duración: 57 min
Dirección: Alan Berliner
Guión: Alan Berliner
Producción: Alan Berliner
Fotografía: Phil Abraham, Alan Berliner, David W. Leitner
Montaje: Alan Berliner
Sonido: Bill Seery, Alan Berliner, Stephen P. Robinson
Fuentes de información: Cine-Clásico, IMDB, El hombre sin la cámara. El cine de Alan Berliner, de Efrén Cuevas, editado por Ediciones Internacionales Universitarias.

El cineasta neoyorquino asume aquí hallazgos y vías de investigación que había explorado en anteriores trabajos, profundizando en su apuesta por una historia familiar –la de su padre Oscar– que apela a un espectador universal.

El despliegue formal remite a sus anteriores trabajos, a la vez que cuenta con un tono propio, requerido por el propio filme. Berliner se vuelve a mostrar especialmente apto para utilizar materiales visuales preexistentes, desde filmes de archivo (relacionados con los judíos) y material de origen desconocido (las escenas del combate de boxeo) hasta fotos y películas domésticas y materiales rodados por él mismo en un tiempo anterior (la boda de su hermana y quizá la celebración del cumpleaños de su padre). A estos materiales, Berliner añade las entrevistas a sus familiares, la visita a Polonia y a Lake City, las imágenes de las rutinas diarias de su padre y la entrevista con su padre que sirve como eje de todo el filme. En este caso la banda sonora no presenta una diversidad de fuentes tan amplia como la banda visual, pues básicamente está compuesta por la “conversación” entre padre e hijo y en menor medida por declaraciones de diversos familiares.

La principal novedad que presenta el tratamiento de estos materiales reside en el modo con el que los protagonistas del filme (padre e hijo) se acercan a ellos, con una autoconsciencia o reflexividad que supone una clara evolución respecto a los anteriores filmes. En The Family Album, Berliner se había acercado a esos materiales desde una posición de aparente observador, con un interés casi etnográfico.

Esa dimensión reflexiva está reforzada además por las referencias directas al espectador que se hacen en la conversación entre padre e hijo, que nos introducen en el presente de ese intercambio y en cierto modo nos obligan a tomar partido. Además, esa reflexividad también está reforzada

por la dimensión irónica que causa el tono distante y escéptico de Oscar Berliner hacia el mismo proyecto. En este sentido el final del filme resulta paradigmático de la condición reflexiva-irónica del discurso fílmico: mientras aparecen los títulos de crédito, se oye en off la última discusión del filme, en la que el padre vuelve sobre la inutilidad del proyecto y le amonesta por no haber hecho nada de provecho en su vida (sólo ha hecho películas) y por vivir de limosnas (o sea, de becas).

Con todos esos materiales y ese nuevo enfoque, Berliner articula un filme que ahonda en temas que ya habían ido tomando cuerpo en sus dos películas anteriores, en relación con la historia familiar, la historia de personas anónimas y el valor de los registros domésticos para recuperar esas historias.

Nobody’s Business supone un nuevo paso en la investigación de Berliner acerca de su historia familiar, construyendo así un nuevo argumento a favor de la Historia de la gente ordinaria, ajena a los grandes acontecimientos de la Historia universal.

Ver el documental en V.O.S. Castellano.

The Weather Underground


Director: Sam Green, Bill Siegel.
País: EEUU
Año: 2003
Duración: 92 min.
Idioma: Inglés con subtítulos en Castellano.
Música: David Cerf, Amy Domingues
Fotografía: Andrew Black, Andy Black, Federico Salsano
Montaje: Sam Green, Dawn Logsdon
Sonido: Steve La Fayette,Andre Philippenko, David Westby

Los propios protagonistas cuentan la historia, explicando el por qué un movimiento estudiantil inicialmente pacífico, que protestaba en contra de la guerra de Vietnam, se convirtió en un grupo terrorista que llevó a cabo numerosos atentados desde finales de los 60 hasta un poco entrados los 70s, en contra de diversas atrocidades de EEUU ocurridas en la época.

El documental presenta muchas imágenes históricas (sobre todo de Vietnam, incluyendo The Saigon Execution y Kim Phuc abrasada por el napalm) y reseñas del contexto mundial (el Mayo Francés, la guerra de Angola y revueltas en otros paises de Africa, la lucha de los negros en EEUU, el Golpe a Allende, entre otros).

The Weather Underground surgió originalmente como “The Weathermen”, una division más radical de la SDS (Students for a Democratic Society) los cuales, durante muchos años hicieron protestas pacificas en contra de las politicas de estado del gobierno norteamericano, especialmente la guerra de Vietnam. The Weathermen toman su nombre de la letra de Bob Dylan: “You don’t have to be a weatherman to know wich side the wind blows” (no tienes que ser un meteorólogo para saber de que lado sopla el viento), cuyo mensaje es implicito: los vientos del cambio, la revolución.

The Weathermen surgen tras el convencimiento de que las protestas pacíificas ya no estaban sirviendo para nada. La SDS estaba fracturada y con una dirigencia débil, cuando los líderes de The weathermen proclamaron su protesta y se llevaron gran porción de la militancia de izquierda de aquel momento. Las primeras acciones consistieron en movimientos de calle violentos, donde se dejaba claro que la calle les pertenecia a todos y no a los lugares que la policía permitiera. El lema de The Weathermen era “bring the war home”, (trae la guerra a casa), lo cual tenía un doble sentido, muy explícito: Hacer público las atrocidades de la guerra de Vietnam y literalmente, crear guerra y caos en las calles hasta que dicha atrocidad terminara.

Ya aquí empezó el dilema. Aun cuando trabajaban paralelamente y codo con codo, una gran fracción de las Panteras Negras negaron su relación con The Weathermen e incluso calificaron de infantil sus acciones violentas. The Weathermen, sin embargo, siguieron con ideales parecidos a las Panteras Negras, con las infinitas ganas de lograr un movimiento blanco radical pacifista de fuerte tendencia izquierda. Les llevo algunos años darse cuenta de que las acciones violentas sin planificación podrían atentar contra inocentes y perfeccionaron su estrategia. Cabe destacar la operación de liberación de prisión de Timothy Leary, el “acid-guru” del LSD, por parte de The Weathermen. Fue aquí cuando el FBI entro en acción.

The Weathermen empezaron a planificar el bombardeo de objetivos simbólicos en respuesta a cada atropello del gobierno norteamericano, con la premisa de no hacer daño humano alguno. Mas de 15 bombas en diferentes locaciones, como el edificio del Capitolio, activó la necesidad al FBI de crear una comisión específica para capturarlos. Sin embargo, el FBI estuvo muy lejos de cumplir su objetivo. Los miembros de The Weathermen, pasaron a la clandestinidad y pasaron a llamarse The Weather Underground, los cuales siguieron ejecutando las mismas acciones.

Fuente de la Infomación: DocusElrond, IMDB.

Ver en Versión Original con Subtitulos en Castellano en Overstream.

Ver en Versión Original sin Subtitulos en GoogleVideo
.