La jornada «Cine Social en la calle» se desarrollará el 20 de setiembre a las 21 horas en la plaza Virgen Blanca. Consistirá en una proyección al aire libre de cuatro cortometrajes documentales centrados en la inmigración: : «Portrait, Retrato joven de Vitoria-Gasteiz», «Camas calientes», «On the linee» y «El tren de las moscas».La iniciativa, organizada por la asociación Kultura Kalean y el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz.

«Portrait, Retrato joven de Vitoria-Gasteiz», de Fernando López Castillo

Sinopsis: corto-documental sobre las experiencias, ilusiones y expectativas de futuro de los jóvenes de la ciudad. Aborda un viaje por los rincones más significativos de sus calles para presenciar la gran diversidad de trayectorias y narraciones que aportan estas personas, confluyendo todo ello en sueños, deseos e intereses comunes.

«Camas calientes»
, de Lluc Güell y Paula Morelló.

Sinopsis: cuenta la historia de Mariana y Ahmed, dos desconocidos en situación precaria que se ven obligados a compartir la misma habitación. Debido a sus horarios invertidos y a su complicada situación económica deben utilizar el sistema de las ‘camas calientes’. Poco a poco descubrirán que en una situación tan extrema también puede haber lugar para la esperanza.

«On the line», de Jon Garaño

Sinopsis: es un corto que se sitúa en la frontera entre Estados Unidos y México. En formato documental y a través de la visión de Adam –un norteamericano de clase media–, refleja la tensión que se vive entre algunos habitantes de sur de California y los mexicanos que intentan entrar en el país vecino de forma ilegal.

«El tren de las moscas», de Nieves Prieto y Fernando López Castillo

Sinopsis: Es la historia de los casi 400.000 emigrantes centroamericanos que cada año intentan llegar a Estados Unidos cruzando México. Envueltos en mil dificultades, viajan como moscas sobre trenes de carga en un peligroso viaje que, en un punto de Veracruz, encuentra una pequeña esperanza: ‘Las Patronas’, unas mujeres valientes que aguardan al pie de las vías para entregar, con el tren en marcha, comida y bebida a los emigrantes, en un gesto humano y solidario que llevan repitiendo, día tras día, desde hace 15 años.