El documental Sicko será presentado en el festival de Cannes y en palabras de su propio director Michael Moore es «una comedia acerca de los 45 millones de personas sin asistencia sanitaria en el país más rico del mundo».

Sicko es un mordaz retrato del sistema de salud estadounidense, una crítica a la industria farmacéutica y un retrato de las necesidades que atraviesan los pacientes. Moore ha usado cámaras ocultas en las consultas de algunos médicos para demostrar la corrupción existente en el mundo de la salud.

Además parte del documental se realizó en Cuba donde fueron llevados 10 trabajadores que participaron en las labores de rescate en el World Trade Center, tras los atentados del 11-S, para que fueran tratados de sus afecciones derivadas de su faena en la denominada «zona cero».

Michael Moore está siendo investigado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por una posible violación del embargo comercial que Washington aplica contra Cuba desde 1962, a raíz del rodaje de su último trabajo, «Sicko».