El 2 de marzo de 1974 Salvador Puig Antich, militante del MIL (Movimiento Ibérico de Liberación) fue ejecutado a garrote vil en la Prisión Modelo de Barcelona. «Salvador» es la película que intenta narrar su vida y muerte, basada en la novela «Compte enrere» (Cuenta Atrás), dirigida por Manuel Huerga y protagonizada por Daniel Brühl, Leonor Watling, Leonardo Sbaraglia, Ingrid Rubio, Tristán Ulloa… con banda sonora de Lluís Llach. Se ha presentado en el festival de Cannes y se podrá ver en el Estado español en el mes de septiembre. Ni la película ni el libro, reflejan en absoluto la vida y muerte del militante del MIL. Os proponemos a continuación la lectura de dos textos escritos por personas integrantes del MIL en los que desvela primero la historia verdadera del MIL (obviada en la película) y segundo una opinión sobre el film.


El MIL y Salvador Puig Antich. La historia.

En 1968 el Mayo francés, el otoño caliente de 1969 en Italia, y toda una constelación de corpúsculos revolucionarios irrumpe en el panorama del movimiento obrero, huelgas en España, la de laminación en frío Echavarria desde el 30-N de 1966 hasta el 15 de Mayo de 1967, la huelga de Harry Walker en 1972, SEAT en 1973… Todo esto pasaba en España y en el Mundo, pero parecía que en España «todo iba bien», quizás la frase salió de aquí.

Como consecuencia de esta situación nació el Mil (Movimiento Ibérico de Liberación.) Sus miembros eran antiguos militantes en formaciones políticas que rechazaban todo tipo de militancia al servicio del autoritarismo del partido o del sindicato. El MIL era una organización de tareas, nunca permanentes, cuyo horizonte era la autoorganización del proletariado y la eliminación de todo dirigismo político o sindical, llevaba paralelamente dos funciones: teórica (publicación de propaganda destinada a crear una conciencia revolucionaria en el movimiento obrero) y práctica (ayuda material a las luchas obreras con dinero obtenido a base de expropiaciones a entidades bancarias).

El MIL sé autodisolvio en agosto de 1973 a raíz del último atraco para sufragar gastos de la autodisolución, se encadenan las detenciones, el 25 de septiembre es detenido Salvador Puig Antich y Xavier Garriga en una emboscada. En el tiroteo y posterior forcejeo muere el policía Francisco Aguas con 5 disparos en el cuerpo, la pistola de Puig Antich solo había hecho 2 disparos.

Los días 7 y 8 de 1974 se celebra el consejo de guerra donde se condena a Puig Antich a pena de muerte. El Consejo de Ministros del primero de marzo confirma la pena. El 2 de marzo es ejecutado.

Minutos antes en Tarragona es agarrotado el apátrida polaco Heinz Chez acusado de matar a un guardia civil en el camping Cala d’Oques.

El mismo 2 de marzo, Franco conmuta la pena de muerte al guardia civil Antonio Franco Martín, que en octubre de 1973 había matado con su arma reglamentaria al capitán del mismo cuerpo Francisco Monfredi Cano.

Oriol Solé Sugranyes, dirigente del MIL, fue muerto por la guardia civil el día 6 de abril de 1976, tras protagonizar una espectacular fuga junto a 28 presos políticos más de la cárcel de Segovia el 5 de abril de 1976.

En 1977, fueron admistiados los presos del MIL que cumplían pena en las cárceles españolas.

Jean Marc Rouillan, activista del MIL y Accion Directa sigue encarcelado en francia, en la prision de ARLES .

La película «Salvador» no es la historia de Salvador Puig Antich
(Por un ex-miembro del mil o 1.000, un ex-companero de Salvador, uno entre tantos).

Faltan poco para el estreno en los cines de nuestro país y de todo el Estado de la película Salvador, el ex-miembro del MIL o ex-1.000, ejecutado a garrote vil el 2 de marzo del 1974 a la prisión modelo de Barcelona.

Y ahora que tanto se habla de la recuperación de la memoria histórica, nos encontramos ante una clara manipulación de esta memoria que dicen querer recuperar con el montaje y exhibición de este film, curiosamente preparado en este últimos años.

De hecho hace poco nos sirvieron un entremés a TV3 en el primer programa que hizo sobre la transición, dedicado a Salvador Puig Antich y el MIL y ahora nos llega el plato fuerte.

El libro de Cuenta atrás de Francesc Escribano

No podíamos, aun así, esperar otro resultado teniendo en cuenta que la película se basa en el libro del actual director de TV3, Francesc Escribano: «Cuenta atrás», muy bien escrito por cierto, muestra el perfecto arte de la manipulación y la mentira. Un melodrama consumista y morboso dónde no nos explica la verdadera lucha de Puig Antich, el porqué luchó y murió, sus ideas, su proceso de radicalización política y su compromiso de lucha con el movimiento anticapitalista más radical del movimiento obrero d’entonces. La relación estrecha con este movimiento y el enfrentamiento al dirigismo y reformismo de las Comisiones Obreras (CCOO) controladas por el PSUC. Se silencia el contexto socio-político que origina la aparición del MIL e igualmente sus aportaciones de rotura revolucionaria y, está claro, la complicidad de las fuerzas «democráticas» catalanas agrupadas alrededor de la Asamblea de Catalunya donde tenía una gran capacidad de movilización el PSUC que se negó sistemáticamente hasta la misma fatídica noche a hacer nada por movilizar al pueblo por salvar a Salvador. Estaban a punto de pactar con los franquistas. Hacía falta por lo tanto combatir este núcleos obreros y populares, anticapitalistes que encaminaban su lucha versus una transformación social.

Bien, de hecho, no nos hemos de extrañar del resultado de esta película, todo está bien atado y bien atado para silenciar y desfigurar unos hechos que no interesan, que tienen relación con el falseamiento de la transición y con las consecuencias trágicas que ha tenido y tiene en la actitud de la clase trabajadora y popular. No nos hemos de extrañar de como se tapan las vergüenzas e intentan disimular la mala conciencia.

Mediapro es la segunda multinacional de audiovisuales más importante de Europa: una fábrica que produce la mayor parte de productos televisivos, anuncios, películas, etcétera; con un gran control sobre los diversos medios de comunicación, que realiza una revisión y adaptación, a la conveniencia del poder, de la historia más reciente, silenciando las luchas de ayer y de hoy. Mediapro está bien relacionada con las instituciones «democráticas», la Generalitat, con TV3 y Manuel Huerga, especialista últimamente en tele-novelas, es el perfecto servidor útil de este proyecto revisionista y fabricante de la historia. Es increíble que este hombre afirme que uno de los objetivos de este film sea la denuncia de la pena de muerte, cuando desde 1978 está abolida a en el estado español y cuando ya se han hecho excelentes films, años atrás, como el de Berlanga y otras, en este sentido.

Esta no es la historia de Salvador Puig Antich

Nos presentan un melodrama consumista y morbosa, hace falta traer muchos pañuelos por secar las copiosas lágrimas. Es un film lacrimógeno. Un melodrama ridículo de ficción, típico de Colín Tellado, tirante a novela familiar. Film de acción morbosa que nos oculta la verdadera historia de Salvador y de tantos otros y sobre todo el cómo, el porqué y contra quien luchaban. Se ocultan las circunstancias, acción política y finalidades de las expropiaciones, la conciencia política y revolucionaria a través de una larga trayectoria de lucha. Como y por qué nace el MIL? Su relación con las luchas más radicales del movimiento obrero. No sale ninguna referencia a estas luchas, ni siquiera al final, tras la ejecución de Salvador, cuando paran las fábricas más importantes de Barcelona y zona metropolitana y se producen manifestaciones de miles de trabajadores a las ramblas centenares de detenciones.

A Salvador nos lo plantean como una clase de playboy y sus compañeros como una banda de quinquis con inquietudes políticas.

La increíble actuación del carcelero mayor Jesús Irurre

Hay un hecho increíble e indignante por todos los que hemos conocido y sufrido la represión a la prisión modelo del «funcionario de prisiones» Jesús Irurre: en la escena que ejecutan a Salvador, salta airado el mencionado carcelero y chilla dos veces: «Hijo de la gran puta! Franco asesino! Cabrón!». Y no le pasa nada, señores, todavía continúa haciendo de carcelero de prisioneros! Tenemos el testigo de su actuación represiva a la prisión modelo desde 1973 al 1978, de varios presos políticos que sufrieron vejaciones, humillaciones y las razzias, porra en mano, que solía organizar contra los políticos a las noches. Pero Escribano nos lo presenta en su libro como «un gran demócrata convertido» y en Manuel Huerga mantiene, pese a las quejas recibidas, esta «reconfortante» escena, claro le viene como anillo al dedo a la teoría o moraleja que se desprende, que destila su película: el régimen franquista se hunde, caía a trozos por sí mismo, e incluso el carcelero mayor era pro-mil y contra el régimen. Tesis brillante y comprobable por el peso de la historia. Mentira con intencionalidad política, con el que se insinúa que entonces lo que tocaba, a principios de los 70, era hacer política y no lo que hicimos nosotros, que quedamos como unos alocados unos fuera de lugar. Y Salvador un pobre, un buen chico, la víctima mistificada pero que estaba equivocado. No era este el camino. Y evidentemente el mensaje claro está: Así pueden acabar los que se enfrentan con el sistema de explotación y dominación capitalista. Hace falta no ser tant radical. Hay otras maneras políticas de actuación, claro está, las que tenemos y no cambian ni han cambiado. Un mensaje claro a la juventud.

Una película a la vez en que anécdotas intranscendentes se les da total relevancia e importancia, escondiendo la verdadera historia de subversión anticapitalista, de práctica autónoma y transformadora de la vida cotidiana. Una película manipuladora y fabricante de la historia real, indignante y terrorífica para todos aquellos y aquellas que hemos luchado y vivido aquella época.

POR UN BOICOT ACTIVO Y UNA DENUNCIA CONTUNDENTE DE LA APROPIACIÓN Y FALSIFICACIÓN HISTí’RICAS DE LA PELÍCULA!

Un ex-miembro del mil o 1.000, un ex-companero de Salvador, uno entre tantos.

Más información:
http://www.paremoslapeliculasalvador.tk/
http://www.elmil.net/