«Mar adentro«, película basada en la lucha por una muerte digna del marinero gallego Ramón Sampedro ha sido la ganadora del Globo de oro a la mejor película en lengua no inglesa. Su director Alejandro Amenabar compartió el premio con todo el reparto de la película, pero sobre todo con Bardem, «un genio como actor y un placer como persona».


Al recoger el galardón dijo -refiriendose a Ramón Sampedro- que: «Él seguro que odiaba este espectáculo porque estas cosas no le iban, pero es mejor para la causa que defendía, que era reabrir el debate sobre la eutanasia». También tuvo palabras de recuerdo para la familia de Sampedro a quienes deseó que puedan vivir este premio como «una compensación por lo que han sufrido». «Espero que les haya dado paz. Hemos hecho la película con un gran respeto para no abrir heridas».

Ramón Sampedro después de quedarse tetrapléjico a los veinte años llevó a cabo una lucha decidida a favor de la eutanasia, llegando incluso a grabar su muerte dejando además un testamento público como ejemplo de dignidad en la muerte.

En septiembre de 2004 y cuando promocionaba la película Amenabar comentó que «Ya había oído la historia de Sampedro y había visto lo que todos en televisión, pero me parecía interesante e insólito que alguien hablara tan bien y pareciera tan erudito en un ambiente rural», comentó. Luego se sintió atraído por «la serenidad con la que pedía lo que pedía, que era morir». Más tarde, se compró el libro, porque le pareció «curioso que lo escribiera» y se encontró con que tenía «poemas muy buenos, todos sobre lo mismo, la muerte, que era lo que le obsesionaba; además de muchas cartas con descripciones del accidente y cómo le pasó la vida por delante, una vida que ni más ni menos eran los puertos que había recorrido durante 20 años».

«Todo me pareció muy cinematográfico», asegura, por eso investigó su ambiente y las relaciones que mantenía con la familia, amigos y todas esas mujeres que se enamoraron de él durante esos 30 años.