Los críticos estadounidenses dieron una calurosa bienvenida al documental «Fahrenheit 9/11» -de Michael Moore- alabando su tono irónico, al igual que el público, que lo ha convertido en el primer documental que lidera la taquilla estadounidense en su estreno.

«Informativa, provocadora, aterradora, convincente, divertida, manipuladora y, sobre todo, entretenida», indica el diario USA Today sobre la polémica película contra la guerra de Irak y el gobierno del presidente estadounidense George W. Bush.

«»Fahrenheit 9/11″ es el filme obligado de este año», resalta el rotativo, que cuestiona si el documental cambiará la forma de pensar de una población estadounidense que ya está polarizada a nivel político.

Al reconocer a la última película de Moore como una propaganda política, el diario Los Angeles Times se pregunta si en la misma «no se le busca la quinta pata al gato», aunque describe al filme como «un hito en la cinematografía estadounidense que debe ser visto».

La revista The New Yorker describe a la película como «incendiaria y viciosamente entretenida», así como «el filme más poderoso de Moore, el de mayor alcance, el más ingenioso y el que más aprovecha sus medios».

Pero también cuestiona la objetividad de la película y su método para «inundar a la audiencia con acusaciones que generalmente son difíciles de separar y evaluar», agrega.

«»Fahrenheit 9/11″ ofrece una explicación coherente de todo, pero algunas partes de la película no son mejores que un predeterminado plan maestro desenfrenado y vengativo», añade.