El Cineclube de Compostela se ha enfrentado este jueves 10 de mayo a una demanda interpuesta por la productora Cámara Óscura Películas SL. Esta empresa privada reclama al Cineclub el pago de 250 euros en virtud de supuestos «derechos de exhibición» por la proyección del documental «Tierra Negra» el 21 de Febrero de 2006.

Comunicado del Cineclube de Compostela

«Desde el Cineclube de Compostela entedemos que las circunstancias en las que se realizó esta proyección están perfectamente ajustadas a la legislación actualmente vigente y nos consideramos con derecho, tanto jurídico como moral, para no abonar esta cantidad. Esta postura, que creemos coherente con todo nuestro trabajo desde nuestra fundación en 2001, se da que se advirtió a Cámara Oscura Películas antes y después de la proyección, es la que vamos a defender este jueves delante de los tribunales.

El filme Tierra negra viene siendo objeto, desde su realización, de un boicot continuo por parte de la productora Cámara Oscura Películas, empresa administrada por Pablo Llorca, quien ahora demanda al Cineclube. A pesar del éxito que obtuvo en los festivales en los que pudo ser presentada, el film apenas se ha podido ver en el Estado, por la oposición de la productora, fuera de dos salas de cine de Madrid y Barcelona en agosto y en algún pase reducido. El Cineclub de Compostela, interesado por la proyección del filme, se puso en contacto con el director, Ricardo Íscar, y fue el mismo con derechos morales sobre la cinta, quien facilitó la copia para nuestra programación, en una única proyección en Galicia. Esta copia, además, respondía al montaje original del director, anterior a la amputación obligada por Cámara Oscura para dejar el filme en 92 minutos.

Pero, por encima de todo esto, desde el Cineclube queremos expresar nuestra defensa firme al acceso libre y gratuíto a la cultura. Nos resulta inaceptable ver cómo se traba el acceso a la cultura en virtud de unos supuestos «derechos» desde el mismo sistema que permite y alenta que las empresas coarten, perviertan, manipulen y destruyan la libertad creativa. La apuesta del Cineclube es y será la de la libertad total para acceder, difundir y también utilizar la obra cultura, siempre que se realice fuera de las lógicas mercantiles impuestas por el sistema capitalista. La verdadera censura radica en que la cultura se entienda en términos de consumo. La propiedad intelectual también es un robo.»

Traducción de cinedocumental del post publicado en el blog del Cineclube de Santiago de Compostela.