La guardia civil con una orden de registro de un juez y por denuncia de las grandes multinacionales cinematográficas como Columbia, Twenty Century Fox, Walt Disney, Metro Goldwyn Mayer… ha invadido la sede de Televisión Marinaleda, ha requisado cuantas películas ha encontrado y han sido llamados a declarar los compañeros que colaboran en la Televisión.

Esta medida nos parece un atropello intolerable ya que se intenta acallar la voz de una Televisión como la de Marinaleda donde no se ponen anuncios, no hay ningún ánimo de lucro y es totalmente gratuita, y lo único que hace es socializar la cultura y tratar de expresar nuestras ideas y valores a través de cuantos medios estén a nuestro alcance.

Parece que estas multinacionales quieren el monopolio de la cultura que han convertido en una mercancía que se compra y que se vende y desde la que hacen negocios multimillonarios las que no están dispuestas a permitir una cultura libre y gratuita y al alcance real de los que menos dineros y medios tienen.

Por eso, este ataque a Televisión Marinaleda que está contra el discurso único impuesto por el orden establecido ya que se atreve a plantear una cultura propia, popular, alternativa y la reflexión sobre comportamientos humanitarios y solidarios.

Por esta y otras muchas razones, expresamos nuestra absoluta protesta e indignación y exigimos:

1.- El derecho de los pueblos y sus televisiones locales sin ánimo de lucro a difundir cuantos reportajes, películas o informaciones consideren oportunas para que la cultura y su difusión sean totalmente gratuita y al alcance de todas las personas.

2.- Que se establezca una ley de televisiones locales en Andalucía donde se pueda gozar de un espacio informativo y cultural realmente digno frente al monopolio informativo y cultural existente.

3.- Que cese la represión contra los intentos de poner en marcha medios de difusión libres y gratuitos que son la clave de un pensamiento plural y alternativo donde la cultura que es un bien necesario e imprescindible no cueste dinero ni sea el privilegio de unos pocos.