Gaza War in Media

Título original: Gaza War in Media
Dirección: Oscar Dominguez, Juan Linares.
Producción: Fundació Pere Ardiaca
Duración: 60 min.
Año: 2009.
Licencia: Creative Commons 3.0

El documental “Gaza War in Media” -“Gaza, la guerra en los medios”- recoge testimonios que ponen en cuestión la versión oficial transmitida por la mayoría de medios de comunicación españoles respecto a la operación israelí “Plomo Fundido”, operación que costó la vida de más de 1400 palestinos y dejó heridos a otros 5.000, la mayoría de ellos no combatientes.

Según dicha versión, Israel se estaba “defendiendo” del lanzamiento de cohetes Qasam por parte de Hamas, al destruir mediante bombardeos masivos la “infraestructura” de este grupo “terrorista”. En realidad, tanto los bombardeos como la ofensiva terrestre del ejército israelí iban dirigidos contra la población civil de la Franja de Gaza, como ha demostrado el informe Goldstone, encargado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

No hay que olvidar tampoco que -nos guste o no- Hamas era el legítimo representante del pueblo palestino, pues éste lo había escogido en unas elecciones democráticas limpias, como así estableció el mismísimo Jimmy Carter. Y que lo que se dirime no es la seguridad de Israel -a la cual tienen derecho sus habitantes, nadie lo discute- sino el régimen de ocupación al cual están sometidos los palestinos, que no puede ser mantenido sin recurrir a la fuerza, a una fuerza extrema, como los mismos militares israelíes han reconocido en múltiples ocasiones.

Oscar Dominguez y Juan Linares han realizado el documental, producido por la Fundación Ardiaca, con imágenes grabadas por Alberto Arce durante el ataque a Gaza y con testimonios de diversos periodistas, escritores, activistas y profesores.

WebIslam

Ver desde Blip.TV en Naranjas de Hiroshima TV.

Fuentes de Información: Periodismo Humano, Kayuco Colectivo, Impresiones Marinaje.

To Shoot an Elephant


Dirección: Alberto Arce, Mohammad Rujailah
Script: Alberto Arce, Miquel Marti Freixas
Edición: Alberto Arce, Miquel Marti Freixas
Sonido: Francesc Gosalves
Post-producción: Jorge Fernández Mayoral
Diseño: Mr. Brown and Malibrán
Co-producción / Distribución: Eguzki Bideoak.
Traducción: Mohammad Rujailah, Alberto Arce
País de producción: Palestina, España.
Idioma: Arabe, Inglés con subtítulos en castellano.
Duración: 112 min.
Web oficial: To Shoot an Elephant

“(…) Después, cómo no, hubo interminables conversaciones sobre la muerte del elefante. El dueño estaba furioso, pero no era más que un indio y no pudo hacer nada. Además, según la ley, yo había hecho lo correcto, ya que a un elefante loco hay que matarlo como a un perro loco, si su dueño no consigue dominarlo”. George Orwell.
Disparando un Elefante” fue publicado por primera vez en “New Writing”en 1948.

George Orwell definió una manera de ver a Asia, que todavía es válida. “To shoot an elephant” es un relato sobre un testigo presencial en la Franja de Gaza. El 27 de diciembre de 2008, la Operación “Cast lead” (Plomo Fundido) estuvo disparando a elefantes durante 21 días. Imágenes urgentes, insomnes, escalofriantes y sucias de los únicos extranjeros que decidieron y consiguieron permanecer, empotrados en las ambulancias de la Franja de Gaza, al lado de la población civil palestina.

Contexto

La Franja de Gaza vive en estado de asedio desde junio de 2007, cuando Israel la declaró una “entidad enemiga”. Un grupo de activistas internacionales impulsó un movimiento, “ Free Gaza ” , que tiene como objetivo romper ese asedio. Gracias a sus esfuerzos, y a pesar de la prohibición impuesta por Israel a todos los corresponsales y trabajadores de ayuda humanitaria extranjeros de cubrir y ser testigos directos de la “Operación Plomo Fundido”, un grupo de voluntarios internacionales, miembros auto-organizados del International Solidarity Movement, estuvieron presentes en Gaza el 27 de diciembre, en el momento justo en que comenzaron los bombardeos. Junto a dos corresponsales internacionales de Al Jazeera International, Ayman Mohyeldin y Sherine Tadros, ellos fueron los únicos extranjeros que consiguieron escribir, filmar e informar para varios medios de comunicación sobre lo que estaba sucediendo dentro de la asediada franja palestina.

¿Eran periodistas? ¿Eran activistas? ¡A quién le importa! Ellos se convirtieron en testigos. Ser periodista o ser cualquier cosa depende de cómo tú lo sientas. Es una responsabilidad ética que te lleva a compartir con un público más amplio lo que está pasando a tu alrededor. Será el resultado de tu trabajo lo que te conducirá (o no) a una carrera como periodista, no las presuposiciones o las etiquetas. Haz que se enteren. Haz que los que tú quieres que escuchen, escuchen y sean conscientes de lo que tú estás siendo consciente. Esto es ser periodista. Para ser testigo, con una cámara o un lápiz, no es necesario tener un sueldo o una tarjeta que ponga “PRESS”. Olvidad la neutralidad, olvidad la objetividad. No somos palestinos. No somos israelitas. No somos imparciales. Sólo tratamos de ser honestos y contar lo que hemos visto y lo que sabemos. Soy periodista. Si alguien me escucha, soy periodista. En el caso de Gaza, ningún “periodista oficial” tenía autorización ese 27 de diciembre para entrar (excepto los que ya estaban dentro), por lo que nos convertimos en los únicos testigos, con todas las responsabilidades que eso conlleva.

Yo siempre he entendido el periodismo como “una mano encendiendo la luz en una habitación oscura”. El periodista es una persona curiosa, un interrogador desagradable, una cámara y un lápiz rebelde que hacen sentir incómodos a los que están en el poder. Ésta es la esencia de mi trabajo en Gaza, cumplir un deber en el conflicto más narrado de la Tierra, donde, sin embargo, nunca será contada la historia del asedio y del castigo colectivo que Israel está imponiendo a toda la población en respuesta a los cohetes lanzados por Hamas. Por ello, debía ser vivido tal como fue. Entré sigilosamente en Gaza, a pesar de los intentos de Israel por impedirlo. Los que están en el poder en Gaza nos “pidieron cortésmente” que nos fuésemos. Mi idea del periodismo es eso. Cada gobierno del mundo debería sentirse nervioso cuando alguien va por ahí, con una cámara o un lápiz, dispuesto a publicar lo que consiga entender. Y todo ello por el bien de la información, uno de los más grandes pilares de la democracia.

Esto es una película de “periodismo empotrado”. Decidimos “empotrarnos” dentro de las ambulancias, abriendo un diálogo imaginario con aquellos periodistas que se empotran dentro de las ejércitos. Todo el mundo es libre de elegir desde qué lado quiere informar. Pero, en muchas ocasiones, las decisiones no son imparciales. Decidimos que los civiles que trabajan en el rescate de los heridos nos dan una perspectiva mucho más honesta de la situación que para quienes su trabajo es disparar, herir y matar. Preferimos médicos en vez de soldados. Preferimos la valentía de aquellos rescatadores desarmados a aquellos que se alistan y que tienen experiencias tal vez interesantes, pero moralmente rechazables. Es una cuestión de enfoque. A mí no me interesan los miedos, traumas y contradicciones de aquellos que pueden elegir quedarse en casa y decir no a la guerra.

Alberto Arce

Un trabajo colectivo

Esta película nunca hubiera sido posible sin la dedicación y compromiso de Muhammad Rujailah, “The fixer”, un lugareño de Gaza que decidió pasar aquellas semanas con nosotros. En casi todo momento fue mis ojos, mi oído y mi voz. La mayoría de los periodistas extranjeros, como no hablan árabe, cuentan con una “figura oculta” que desaparece normalmente de la obra resultante. Yo quiero reconocer su colaboración y labor, porque los extranjeros necesitan de la población local y esta gente debe ver acreditado su trabajo. El Orientalismo condiciona siempre el enfoque del Oriente Medio que tienen los extranjeros, y es ahí donde necesitamos perspectivas locales para superar los estereotipos y construir una narración honesta de la compleja realidad a la que nos enfrentamos.

Esta película tampoco hubiera sido posible sin la confianza, cariño y colaboración de la Sociedad Palestina de la Media Luna Roja y los equipos de ambulancias del Comité de Trabajadores de Sanidad. Rescatadores como Marwan, Hassan, Jamal y muchos otros que estuvieron contestando llamadas telefónicas y emprendiendo alocadas carreras, día y noche, entre bombas y francotiradores aún sabiendo que eran objetivos de los israelitas. Muchos de sus amigos, como Arafa Abdel Daim, fueron asesinados. Les dispararon. Sus coches fueron destruidos, pero nunca se rindieron. Ellos son valientes. Valientes y sin armas. Uno de los mayores intereses de “To shoot an elephant” es el de defender las leyes humanitarias internacionales, mostrando como los equipos médicos y los hospitales fueron objetivos militares mientras llevaban a cabo sus tareas.

En Gaza éramos un equipo. Junto a la población local, Vittorio Arrigoni, Eva Bartlett, Ewa Jasiewicz, Leila, George, Natalie, Jenny y Fidaa formamos un grupo. A continuación, mostraré algunas de sus intenciones y trabajos durante aquellos días. Hubiera sido imposible sin ellos. Tampoco sin la fuerza que recibía a través del teléfono, las llamadas de numerosas activistas en todo el mundo que se comunicaron con nosotros para decirnos simplemente que estaban ahí y que no estábamos solos. Hay que darles las gracias, aunque no pueda dárselas en persona. Me dieron el empujón ético para no rendirme. Haidar Eid y sus compañeros de la Asociación de Profesores Universitarios de la Franja de Gaza, quienes, con su apoyo intelectual para comprender lo que estaba pasando y que se debería hacer después de la masacre de la que fuimos testigos, para ser eficaces en juntar esfuerzos hacía la justicia. Nabil, de la Sociedad Palestina de Auxilio Médico, la persona que nos guió en el campamento de refugiados de Jabalya, y nos ayudó a entender la magnitud y perversidad que implica el castigo colectivo que los habitantes de Gaza están sufriendo.

Algunos de los oficiales del Gobierno español nos ayudaron a salir de allí con todo el material. Era su deber, pero lo hicieron con profesionalidad. Otros no se hubieran involucrado. Mahmud fue nuestro chófer a través de toda aquella locura. Gracias a su taxi, su voluntad y su arrojo conseguimos llegar a casas alcanzadas directamente por proyectiles de fósforo blanco y también filmar el incendio del almacén central de alimentos de las Naciones Unidas, que sucumbió bajo ese mismo fósforo blanco. Y el combatiente Ahmed, que pagó caro el ayudarme. Y Miquel, que confió y creyó en este proyecto desde el principio, cuando hablamos por primera vez. También me apoyó Eguzki Bideoak y todos los participantes y organizadores de los “Encuentros de Fotoperiodismo Ciudad de Gijón”, que me ayudaron recuperar la ilusión que había perdido. ¿el abogado?

Sarah y mi familia. Siempre Sarah y mi familia. Yo entro en Gaza porque alguien tuvo confianza en mi. CI Comunicación tienen que ser también reconocidos por ello, lástima que nuestros caminos nos llevaron por distintos derroteros.

Global Screening – Global Screaming

El 18 de enero de 2010 se cumple el primer aniversario del fin del bombardeo de Israel sobre Gaza; ataque que duró desde el 27 de diciembre de 2008 hasta el 18 de enero de 2009 y que terminó con la vida de 1.412 palestinos. El documental To shoot an elephant (TSAE) narra, desde el interior de la Franja de Gaza, lo ocurrido durante aquellos días. Convertido en narración directa y privilegiada de los bombardeos quiere ser herramienta para hacer frente a la propaganda israelí y al silencio internacional.

Por su condición de testimonio de la población civil, TSAE se convierte en material legítimo para narrar lo que allí ocurrió. Es imagen insustituible para ver lo que ocultan los mass media, banda sonora privilegiada para escuchar a quienes viven bajo el control sionista… Fragmento de realidad que muestra cómo es la vida en una guerra de la que no hay posibilidad de escapar.

Open source video-Open source screening

Además de su valor narrativo y de denuncia, TSAE es ejemplo de trabajo colectivo, horizontal y autónomo, que pretende innovar en las maneras y modos de llevar a cabo trabajos audiovisuales, tanto en el propio proceso de producción como en su distribución y comunicación. Apostando deliberadamente por herramientas de trabajo colectivo y licencias Creative Commons queremos que el documental trascienda los límites de quienes lo producen y que se convierta en material de quien lo ve.

Desde el grupo de trabajo de TSAE queremos convocar a cualquier colectivo, grupo o persona a que organice una proyección el 18 de enero de 2010; no importa el lugar, la hora, ni la manera, exceptuando que pedimos que no se cobre entrada para asistir a su emisión. Puede hacerse en la plaza de un pueblo, en un ateneo, casa de cultura, colegio, local de colectivo, centro social, casa okupa, cine…

Lo hemos denominado Global Screening y deseamos que se convierta en un gran evento tanto en la red como a nivel local; para hacer realidad algunos de los principios de la comunicación antagonista, porque constituirá una victoria frente al silencio internacional, porque será elemento vertebrador de redes y difusor de ideas.

El Global Screening tiene el propósito de ser un gran evento político que recuerde los bombardeos del año pasado, pero que también impulse el libre uso de los materiales audiovisuales y las herramientas para compartir contenidos. Por ello, multiplicando los lugares de proyección conseguiremos mayor incidencia del discurso del documental y mayor distribución de su mensaje.
¿Cómo conseguir TSAE?

El documental puede conseguirse de dos maneras, mediante la compra de un DVD, bien a través de la página http://www.toshootanelephant.com/ o enviando un correo a toshootanelephant@eguzkibideoak.info. Recomendamos que los pedidos se hagan a la mayor brevedad para que lleguen a todos los lugares a tiempo. Del mismo modo, TSAE está disponible en torrent, en el enlace es este: http://thepiratebay.org/torrent/5249337/To_shoot_an_elephant

Al igual que el contenido audiovisual, en la web del documental también estará disponible el material promocional para que pueda ser utilizado por quien lo necesite (cartelería, postales, flyers…) así como material específico de la proyección para su difusión (banners y carteles mudos).

Siguiendo con la filosofía inicial de este trabajo, queremos que haya cierta reciprocidad en la comunicación y difusión de lo que ocurre en las proyecciones, de lo que se ha hablado y de lo que puede producir este evento. En este sentido, abriremos una línea de comunicación directa en la web para que toda esta información pueda ser difundida… y que todos nos sintamos menos pequeños compartiendo las proyecciones de otros lugares.

Venta del DVD para la financiación de grupos locales

El contenido del documental, la manera en que se ha producido y su difusión han sido pilares básicos del proyecto global de TSAE, y la colaboración, la autonomía creativa y la libertad de acceso a la información ha sido los principales ejes de trabajo. Gestos, maneras y discursos que inciden directamente en el corazón de la producción cultural capitalista dinamitando las cadenas de producción establecidas del mainstream, y creando espacios de contrapoder.

El último eslabón de la cadena, la distribución, merece una reflexión particular: este documental es nuestro y de todas las personas que lo verán, ripearán, colgarán en internet y proyectarán. Por ese motivo, también queremos llevar a cabo una propuesta de distribución que permita redistribuir el dinero que pueda producir la venta de DVDs. Una propuesta lanzada desde el colectivo videoactivista Eguzki Bideoak (enlace para la versión digital), encargado de parte de la producción del documental y de la edición del DVD.

Aprovechando el 18 de enero y la concentración de miles de personas en cientos de lugares de proyección pensamos que es una buena ocasión para la venta del DVD multilingüe en 15 idiomas que se editará para la ocasión. Para poder vender DVDs, los grupos que organizan la proyección deben hacer los pedidos antes del 20 de diciembre o antes de fin de año. La fecha límite para el envío por paquetería será el 5 de enero.

El precio de venta del DVD es de 12 €, pero a los grupos se les distribuirá a la mitad de precio. De esa manera, cada grupo local podrá obtener 6 € por cada venta, para seguir fomentando las actividades que lleva a cabo. Desde Eguzki Bideoak nos encargaremos de gestionar las copias y de hacer los envíos. El número de DVDs que se quiera enviar a cada lugar deberá corresponder a múltiplos de 25, sólo por cuestiones organizativas. Respecto a los costes, cada grupo deberá pagar por adelantado el precio correspondiente a los DVDs que considere que va a vender y los gastos de envío. En caso de que el coste de los gastos de envío supere los 100 €, Eguzki Bideoak pagará la mitad.

Global screening, global screaming.

Si el gesto delicado del aleteo de una mariposa puede provocar huracanes, el compartir un susurro audiovisual podrá mover a quienes nos rodean y quebrar los cimientos del muro israelí. Es lo que queremos del Global Screening y a ello contribuiremos quienes participemos en él. Cuanta más gente se sume, más posibilidades de que nuestro grito colectivo atraviese el espeso silencio que se cierne sobre la interminable noche de Gaza.

Queremos veros, escucharos y leeros el 18 de enero.

Lista de proyecciones globales, comprueba si esta tu localidad, si es así acude, si todavia no hay un proyección programada o quieres que haya otra, montala tu mismo/a, participa en su difusión.

Puedes descargar el documental en Divx de Alta Calidad y subtítulos en variedad de idiomas, por ahora desde la web oficial via Torrent, pincha aquí para descargar, más abajo tienes más opciones de descarga.

Fuentes de Información: Contamos con el apoyo directo del director Alberto Arce y Eguzki Bideoak, To Shoot an Elepant.

Ver en V.O. con subtitulos en castellano en Humyo, también puedes copiar aquí el codigo embed para difundir en tu blog o web.

También ver en V.O. con subtitulos en ingles. Watch with english subtitles.

Ver en DotSub, dísponible con subtítulos en 5 idiomas.

Añadimos la posibilidad de descargar el video en divx de 1,1 gb, con el pack de subtítulos en 14 idiomas, cortado en 12 partes de 100mb y una de 60mb, mas el pack de subtítulos, se pueden descargar desde ya a traves de megaupload:

Parte 1
Parte 2
Parte 3
Parte 4
Parte 5
Parte 6
Parte 7
Parte 8
Parte 9
Parte 10
Parte 11
Parte 12

Pack de subtítulos

Para unirlos puedes usar:
Hjsplit – Para Windows – Mac OS X – (para Linux con Wine)
LX Split – Linux

En breve estará disponible online a mejor calidad la versión con subtítulos en inglés y en breve con subtítulos en francés.

Velo, copialo, difundelo.

Borrados del Mapa

Título original: Erased, Wipe Off The Map
Drección: Alberto Arce, Miguel Llorens.
Montaje: Olaf Gonzalez.
Producción: C.I. Comunicación.
Formato: Betacam Digital
País de producción: España, Palestina.
Idioma: V.O. Inglés / Árabe (doblado al castellano).
Producción Ejecutiva: Christian Sebastián, José Carlos Díaz.
Duración: 55 min.
Formato copia: TV-Rip.
Web Oficial: WipeOffTheMap.

Alberto Arce, periodista y realizador español, se encontraba dentro de Gaza antes del inicio de los bombardeos en estas últimas Navidades. “Mi intención era pasar unos meses en la Franja grabando un documental sobre la vida de la población bajo el bloqueo israelí. Pese a la dureza de la situación, ya difícil de narrar, lo que nos encontramos a partir del comienzo de los bombardeos fue mucho peor.”

En los últimos días del año 2008, Israel atacó la zona palestina conocida como Franja de Gaza durante tres semanas (27 de diciembre – 18 de enero). Periodistas de todo el mundo volaron hacia la zona para informar del ataque y dar testimonio de lo que empezaba a ser una masacre humana, dada la infinita superioridad armamentística del ejército israelí y la densidad de población, en gran parte civil e indefensa. Los periodistas no pudieron hacer su trabajo, principalmente por el impedimiento de Israel y Egipto a dejarles entrar en Gaza. La mayoría de ellos se quedaron cerca de la frontera durante todo el ataque, viendo sobrevolar los aviones. En España vimos como los periodistas allí destinados por los diferentes medios de comunicación dieron todos aproximadamente la misma “información”, basada en una observación desde fuera del conflicto y en partes de guerra del ejército atacante. Como es habitual, cuando la tensión informativa fue engullida por otros eventos, dejaron de “informar”.

Alberto Arce, periodista y realizador español del cual ya hablamos en Blogs&Docs a raíz de su documental Nablús, la ciudad fantasma (2004) se encontraba dentro de Gaza antes del inicio de los bombardeos. En sus propias palabras: “Mi intención era pasar unos meses en la Franja grabando un documental sobre la vida de la población bajo el bloqueo israelí. Pese a la dureza de la situación, ya difícil de narrar, lo que nos encontramos a partir del comienzo de los bombardeos fue mucho peor.”

De esta manera Alberto Arce se convertiría en el único cámara foráneo que estuvo durante todo el ataque dentro de Gaza. “Salí dos días después del final de los bombardeos, consciente de que el material adquiría importancia informativa y documental en tanto era el único grabado por un extranjero con intención y continuidad durante todo el ataque. Cuando se abrió una evacuación de salida por Egipto me vi obligado a aceptarla, si no la aceptaba ese día no sabía cuando sería la siguiente oportunidad para salir. La Franja estaba y está absolutamente sellada y mis 40 horas de grabación peligraban. Lo más importante era salir de allí y salvar las cintas.” El joven asturiano narra extensamente en El Mundo, Cinco semanas en Gaza, lo que supuso este rodaje extremo. Actualmente de vuelta en España Arce ha comenzado a editar este exclusivo e inédito material, del cual ha realizado un primer trailer. El documental provisionalmente se llama Wipe off the map / Borrados del mapa.

Israel ha sido acusado de usar contra Gaza armas prohíbidas por la convención de Ginebra, tales como bombas de racimo o el uso de armas químicas contra civiles, y de violar la legislación internacional. La BBC lamentaba el impedimiento de no poder informar, recordando que sólo hay cuatro países en el mundo en los cuales sus periodistas no pueden entrar: Corea del Norte, Myanmar, Zimbabwe e Israel.

Fuentes de Información: Artículo de M.Martin Freixas publicado en Blogs&Docs, visto en Ardito Documental, Documania TV (info y video online), Programas TV Online (info y descargas).

Ver directamente en Humyo.