Crònica D’Una Mirada


Crónica D’Una Mirada
(cine independiente catalan 60-70)

La Serie

En pleno franquismo algunos se atrevían a agarrar una cámara y asumir todos los riesgos de actuar al margen de permisos, autorizaciones y censuras para filmar libremente la sociedad que tenía a su alrededor con la única guía de su sensibilidad.

A partir de los años 50 y hasta la segunda mitad de los 70, ya con la llegada de la democracia, un grupo de personas, en solitario u organizadas en colectivos, intentaban acercarse a la realidad no oficial des de puntos de vista muy distintos.

La serie documental ”Crónica d’una mirada” es un homenaje implícito a todos esos cineastas independientes y amateurs. Pero, sobretodo, lo que la serie pretende a lo largo de cada uno de los seis capítulos temáticos de 45 minutos cada uno, es sacar a a luz una serie de documentos que pasaron de la clandestinidad al olvido y que, recosidos en una narración elaborada a partir del testimonio de los autores, ofrecen una perspectiva insólita de aquellos años en blanco y negro.

La recuperación de todo este material ha sido posible gracias a la investigación previa de Llorenç Soler y Joaquim Romaguera, que pusieron al equipo de documentales de la televisión catalana sobre la pista del material y los autores. A partir de aquí empezó una tarea muy intensa de localización de las películas y de los cineastas que las rodaron. Ellos son quienes hacen ”hablar” a todas estas obras mientras nos cuentan por qué las rodaban, con qué dificultades se encontraban y qué querían expresar. En algunos casos, los autores se reencontraron con sus películas tras muchos años de haberles perdido la pista, ante las cámaras de ”Crònica d’una mirada”, al mismo tiempo, películas y autores, nos descubren desde una perspectiva distinta, los años 60 y 70 en Cataluña y en España.

Equipo de la serie

Dirección y realización: Manuel Barrios
Guión: Eva Martínez, Manuel Barrios
Documentación: Montse Bailac
Asesor cinematogáfico: Joaquim Romaguera
Producción: Josep Maria San-Agustín
Jefe de producción: Carles Blanco
Dirección ejecutiva: Jordi Ferrerons

Los episodios

Los seis capítulos de ”Crònica d’una mirada” siguen un hilo al mismo tiempo temático, cronológico y filmográfico.

Capítulo 1. ”Bones maneres” (uenas maneras)

Al margen de la actividad estrictamente profesional, tener una cámara de cine a finales de los años 50 aún era una especie de distintivo de clase: excursiones, viajes, la familia… Al resto de personas a quienes podía apasionar el cine se conformaban con ir o incluso crear un cin-club. Lo que resultaba más interesante es cuando el amateur de turno pretendía ligar la historia con una cierta intencionalidad o cuando el cine-clun se utilizaba para algo más que para hablar de películas. De principios de los años 60 hemos conseguido encontrar algunos títulos que se atreven a ir más allá de lo que estaba permitido, intentando indagar, no sin cierta ambigüedad, la moralidad cotidiana de aquella época.

Es el caso de El alegre Paralelo [1964, de Enric Ripoll-Freixes y de Josep Maria Ramon, de ”Viernes Santo” [1960] de Joan Gabriel Tharrats, de “Vacaciones cristianas, vacaciones paganas” [1961], de Carles Barba, o de Lejos de los árboles (1964), de Jacint Esteva.

Capítulo 2. ”Via 8: L’emigració” (La emigración)

A estas alturas, una cámara de cine ya no era un objeto inocente. A través del visor se veían cosas que no siempre eran agradables. Por ejemplo, ese río de gente que vomitaban los trenes en la via 8 de la estación de França de Barcelona, gente que pretendía dejar atrás la miseria de l campo y terminaba en una ”chabola”. Cosas del ”desarrollismo”, el precio del progreso dentro del franquismo. Aquí ya no se trataba de invitar al espectador a la reflexión ni de sorprenderle con una imagen curiosa, sino de movilizar a la gente y provocar al poder, mostrándoles todo aquello que se quería ocultar bajo la sombra de una verdad dictada por decreto.

Así lo muestran las películas ”Será tu tierra” (1966) y ”Largo viaje hacia la ira” (1969), de Llorenç Soler, No se admite personal, d’Antoni Lucchetti(1968), y ”El campo para el hombre” (1974) Y ”O Todos o ninguno” (1976) de Helena Lumbreras y Mariano Lisa.

Capítulo 3. ”Xarxes clandestines” (Redes clandestinas)

La cámara de cine se ha convertido en un instrumento político. Conviene que las películas no tengan títulos de crédito. Por si acaso, es mejor entrevistar a la gente a contraluz o incluso encuadrarlos del cuello hacia abajo. Ya en la década de los 70, la propia policia, ordenaba revelar películas requisadas para identificar posibles sospechosos. Se crea toda una red de distribución clandestina , en la que las películas se sirven bajo nombres falsos, se guardan en pisos francos, se catalogan en listas camufladas entre textos de poesía medieval y se libran a los interesados bajo un estricto secreto y anonimato. Son los llamados ”Volti”.

Era a través de los ”Volti” que se distribuían las filmaciones de huelgas, manifestaciones, actos reivindicativos diversos… muchas veces, mate4rial sin montar, pero a menudo películas bien estructuradas, como el Míting de París” (1971), el documental sobre un acto político multitudinario de Dolores Ibárruri y Santiago Carrillo en la localidad francesa de Montreuil, al lado de París, que fue filmado, introducido en España, distribuido y exhibido de forma clandestina por un numeroso grupo de personas del entorno de los ”Volti”. Nos hablan algunas de las más destacadasm, como Pere Ignasi Fages, Roc Villas (ahora director de la Filmoteca de Catalunya) y Manuel Esteban.

Capítulo 4. ”Companys de lluita” (compañeros de lucha)

A partir de los condicionantes de compromiso político, clandestinos y represión que se describían en el capítulo anterior, esten capítulo se centra, sobretodo, en la película ”El sopar” (La cena), rodada en 1974, el mismo día de la ejecución de Salvador Puig Antich, y en su autor, Pere Portabella.

Portabella era el puente entre el PSUC y la estructura del ”Volti”, era quien comunicaba cuando habría una manifestación y por donde pasaría. Paralelamente, y al margen de otras obras más de experimentación vanguardista, es autor de películas de fuerte compromiso político. Es el caso de ”El sopar” (La cena), un encuentreo de ex-presos políticos en una casa de campo de la comarca catalana de El Penedès, donde explican y reflexionan sobre su experiencia y el régimen que los encarceló. El equipo del programa se trasladó junto a Portabella a la misma casa de campo donde se rodó ”El sopar”.

En el presente capítulo también intervienen Manuel Esteban, actualmente presidente del Col.legi de Directors de Cinema de Catalunya, que en 1972 rodó ”La censura del franquismo”, y Pere Joan Ventura, ganador del Premio Goya 2003 a la mejor película documental por ”El efecto Iguazú”.

Capítulo 5. ”Aires nous” (Aires nuevos)

A partir de hechos como los del Mayo del 68 y, posteriromente el atentado contra Carrero Blanco, las condiciones políticas, sociales e incluso psicológicas cambian sensiblemente, cosa que se reflejó de forma inmediata en el cine independiente que se realizaba en España: se produjo un cambio de lenguaje, unas pautas estilísticas y técnicas distintas, y unos aires incipientes de una relativa ñibertad, al menos formal. Es el momento para cineastas como Antoni Padrós, un autor de una estética underground de una creatividad inclasificable por su originalidad, con obras como ”Dafnis i Cloe” (1969), ”Look out” (1973) O ”Shirley Temple Story” (1976), o el portugués establecido en Barcelona José María Nunes, autor de ”Sexperiencias” (1969).

La producción, la distribución y la exhibición de este material va a cargo de Josep Miquel Martí Rom y Joan Martí Valls, a través de la ”Central del Curt” (La central del corto) y la ”Cooperativa de Cinema Alternatiu” (Cooperativa de cine alternativo. Colaboraron dos autores amateurs atípicos como Joan Baca y Toni Garriga, de los cuales vemos fragmentos de ”Cop baix” (Golpe bajo) (1968), ”Hàbitat” (1971) Y ”Blanc i negre” (1974).

Capítulo 6. ”Al final del túnel” (Al final del tunel)

También de la mano de Josep Miquel Martí Rom y de Joan Martí Valls, impulsores de la ”Central del Curt” y de su rama de producción, la Cooperativa de Cinema Alternatiu, repasaremos el período final del franquismo, con todas las incertezas,m los miedos y las esperanzas de la sociedad que también tenian su reflejo en el cine independiente. Se vivía un momento en el que algunos jóvenes estudiantes de periodismo como Bartomeu Vilà y Joan Simó se aventuraron a realizar ”Entre la esperanza y el fraude” (q974, la primera película que explicaba la Segunda República y la guerra civil desde una perspectiva muy alejada de la oficial y dirigida a los jóvens que sólo habían conocido la dictadura.

Luego (1975-1976) llegaría ”Alborada” de Joan Mallarach y Lluís Garay, que revisaba la guerra civil des del punto de vista de los perdedores.

”Testamento” (1977), de Joan Martí Valls, es una perspectiva irreverente que reproduce el estado de ánimo de la gente en los últimos días de Franco.

Y, finalmente, con ”Votad, votad, malditos’‘ (1977), Llorenç Soler sale a la calle a preguntar, el día antes de las primeras elecciones democráticas, el 15 de junio del 77, qué pensaba votar la gente.

¿De donde viene esta serie?

De todos los films utilizados para la realización de esta serie, gran parte se encuentran localizados en el Archivo de la Filmoteca. Por lo tanto, podemos explicaros la problemática de conservación de estas películas y las tareas que llevamos a cabo desde el Archivo para poder garantizar su supervivencia para generaciones futuras.
Muchas películas son copias únicas, es decir, no hay ninguna otra copia en ningún sitio. En estos casos, las películas no son consultables en su soporte original y cualquier acceso a estos documentales, tiene que ser, forzosamente, a través de copias videográficas que permitan la consulta de su contenido.

Fuentes de Información: Crónica d’una mirada (web oficial de la serie, con info y DVD a la venta), Rebeldemule (info y descargas), Patio de Butacas (info y descargas).

No se admite personal

Título original: No se admite personal
Dirección: Antoni Luchetti, Agustí Corominas.
País de Producción: España
Idioma original: Castellano
Año: 1968
Duración: 12 min.

De manera amateur y practicamente clandestina, los autores rodaron un film en los finales del franquismo en el que reflejan 24 horas de la vida de un parado en la Barcelona de la epoca, utilizando incluso una camara oculta para rodar el mercado de trabajadores situado en la plaza Urquinaona. Ademas contiene la canción original que compuso para el documental, Ovidi Montllor.

Ver en Naranjas de Hiroshima TV.

Fuentes de Información: Crónica d’una mirada (web oficial de la serie, con info y DVD a la venta), Rebeldemule (info y descargas), Patio de Butacas (info y descargas).

El alegre paralelo

Título original: El alegre paralelo
Dirección: Enric Ripoll Freixes, Josep Maria Ramon
Año: 1964
País de producción: España
Duración: 32 min.

Documental sobre el Paralelo de Barcelona y sus gentes. Imágenes en fotografías antiguas del Paralelo, en los años 1920-1930, lugar de diversión de gente sencilla y trabajadora.

ENRIC RIPOLL I FREIXES
(Balaguer 05.04.1928 – Barcelona 21.10.1992)

Crítico, ensayista (último libro ”100 películas sobre la guerra civil española” (1992), cineclubista y director de la revista ”Lumière” (1962-1973). Dirigió un único film, ”El alegre Paralelo” (1963-1964, 16 mm), hoy en día una pieza impagable, realizada con la colaboración técnida (fotografía y montaje) de Josep Maria Ramon i Morera.

Ver en Naranjas de Hiroshima TV.

Fuentes de Información: Crónica d’una mirada (web oficial de la serie, con info y DVD a la venta), Rebeldemule (info y descargas), Patio de Butacas (info y descargas).

Votad, votad, malditos

Título original: ¡Votad, votad, malditos!
Cámara, montaje y realización: Llorenç Soler
Entrevistas realizadas por: Jose M.Siles
Sonido: Anna Turbau
Colaboraciones: Juan Aguilar, Juan Martin Valls, Toni Belloc.
Intervienen: Votantes de la calle
País de producción: España.
Idioma original: Castellano
Formato: 16 mm, Color.
Año: 1977
Duración: 23 min.
Distribución: Editada en DVD dentro de la serie Crónica d’una mirada (web oficial de la serie, con info y DVD a la venta).

Llorenç Soler sale a la calle a preguntar, el día antes de las primeras elecciones democráticas, el 15 de junio del 77, qué piensa votar la gente.

Las más importantes y primaverales elecciones que se han celebrado en el Estado español datan de 1977. Tal efemérides hizo salir a la calle al realizador independiente de origen valenciano Llorenç Soler para captar el ambiente preelectoral y recoger así en vivo el parece del “personal de a pie”, material de carácter periodístico, entre el reportaje y el documental, que configuró el corto “Votad, votad, malditos!

Ver en Naranjas de Hiroshima TV.

Fuentes de Información: Crónica d’una mirada (web oficial de la serie, con info y DVD a la venta), Rebeldemule (info y descargas), Patio de Butacas (info y descargas).

Hafner’s Paradise

Título original: Hafner’s Paradise (El paraíso de Hafner)
Dirección, Guión, Producción: Günter Schwiager
Fotografía: Juan Lucas
Montaje: Martin Eller
Sonido: Miguel Rejas
Producción: Cristina Alía
Intervienen: Paul Maria Hafner, Hans Landauer
(prisonero ien el campo de concentración de Dachau (1941 – 1945), ex-miembro de las Brigadas Internacionales en la Guerra Civil Española).
Joachim Heyroth
(Miembro del Partido Nazi y ex -combataiente de la Legion Condor).
País de producción: Austria, España.
Año: 2007
Duración: 74 min.
Formato: BetacamDigital, Color-b/w, Stereo, 4/3.
Idioma: Alemán, con subtítulos en castellano.
Distribución: Editado en España en DVD por Cameo.

El paraíso de Hafner (Hafner’s Paradise) de Günter Schwaiger, documental sobre Paul Maria Hafner, antiguo oficial de las SS, quien como muchos otros nazis, encontró en la España franquista un refugio seguro donde no se le hicieron preguntas. En la España denominada democrática tampoco se le hicieron preguntas, ni a él ni a los suyos, hasta que un realizador austríaco afincado en Madrid, se le acercó con una cámara. La película plantea una serie de interrogantes, con la ética como elemento esencial de su trabajo, que cuestionan el juego de intereses políticos de España y de gran parte del mundo occidental.

Schwaiger se encuentra con un personaje insólito y en él centra todo su trabajo. A principios del siglo XXI, Hafner permanece increíblemente intacto a la influencia de la maquinaria ideológica nacionalsocialista. Como si los años no hubieran pasado, repite sistemáticamente los dogmas de fe nacidos a principios de los 30. En algunos aspectos es grotesco por su anacronismo (camina por la calle a paso ligero y canturreando marchas militares, “soy un super-alemán”, afirma mientras sigue practicando orgulloso el característico culto al cuerpo, escucha canciones de la época en viejos discos…) pero estos elementos un poco cómicos se trasladan al lado oscuro cuando las ideas más viles siguen aún arraigadas con fuerza (“Hitler no se equivocó en nada”, “los campos de concentración son propaganda”) y aparece la cara más bestial del llamado revisionismo.

El proceso de desnazificación se ha filmado bastantes veces en el cine, desde las hilarantes situaciones en las oficinas americanas de A Foreign Affair (Berlin Occidente) (1948) de Billy Wilder hasta los dramáticos interrogatorios a Furtwängler en Taking Sides (2001) de István Szabó. Schwaiger aplica a su personaje un personal método de desnazificación 60 años después del fin de la guerra mundial. Una vez presentado el personaje, quien hablando un rato ya se define él sólo muy claramente, el realizador plantea varios mecanismos delante de la cámara, algunos de ellos típicos de lo que fue la desnazificación oficial, como proyectar películas y mostrar fotografías sobre los campos de exterminio. En otro momento, le encara ante un superviviente – también austríaco – de Mauthausen. Y también dispara algunas preguntas comprometidas sobre algunas situaciones concretas que permanecen nebulosas en la memoria del protagonista.

Las preguntas que lanza el director no sirven para doblegar la mente de este nazi tozudo (como mínimo externamente, aunque sí nacen unos extraños dolores bucales, que Schwaiger define como psicosomáticos). Pero aunque las respuestas del ex-SS sean noes, las preguntas van dirigidas a todos los espectadores, y en general señalan a esa sociedad española que permitió y permite que los nazis se refugien en su país como si nada hubiera pasado. Una mezcla de hipocresía e ignorancia, una España muy negra, que encuentra su refleja en esta Marbella corrupta el extremo, punto de refugio y encuentro de antiguos SS y fascistas de todo tipo (entre otros elementos de destacable curriculum).

Desde un punto de vista histórico, podríamos seguir tirando del hilo. Por ejemplo, no se ha hecho en España ni un documental, ni un reportaje mínimamente conocido sobre algunos ilustres nazis aquí cobijados. Quizá uno de los caso más increíbles sea el de Ante Pavelic, presidente de Croacia durante 1941-45, responsable máximo del exterminio de decenas de miles de víctimas y del campo de exterminio de Jasenovac, quien murió en Madrid (1959) sin ser juzgado y los familiares del cual aún viven en España, sobrantes de dinero. Aún hay camino por recorrer aunque en algunos casos ya es demasiado tarde para empezarlo.

Ver en Naranjas de Hiroshima TV.

Fuentes de Información: Hafner’s Paradise, Artículo de M. Martí Freixas, publicado en Blogs&Docs.

Miguel Hernández el poeta del pueblo

Miguel Hernández Gilabert (Orihuela, 30 de octubre de 1910 – Alicante, 28 de marzo de 1942) fue un poeta y dramaturgo de especial relevancia en la literatura española del siglo XX. Aunque tradicionalmente se le ha encuadrado en la generación del 36, Miguel Hernández mantuvo una mayor proximidad con la generación anterior hasta el punto de ser considerado por Dámaso Alonso como «genial epígono de la generación del 27».
Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz!
Pablo Neruda

Infancia y juventud

Nació como segundo hijo varón en una familia de Orihuela dedicada a la crianza de ganado. Pastor de cabras desde muy temprana edad, Miguel fue escolarizado entre 1915 y 1916 en el centro de enseñanza «Nuestra Señora de Monserrat» y entre 1918–1923 recibe educación primaria en las escuelas del Amor de Dios; en 1923 pasa a estudiar el bachillerato en el colegio de Santo Domingo de Orihuela, regentado por los jesuitas, los que le proponen para una beca con la que continuar sus estudios, que su padre rechaza. En 1925 abandonó los estudios por orden paterna para dedicarse en exclusiva al pastoreo, aunque poco tiempo después cursa estudios de derecho y literatura. Mientras cuida el rebaño, Miguel lee con avidez y escribe sus primeros poemas.

Por entonces, el canónigo Luis Almarcha inicia una amistad con Miguel y pone a disposición del joven poeta libros de San Juan de la Cruz, Gabriel Miró, Paul Verlaine y Virgilio entre otros. Sus visitas a la Biblioteca Pública son cada vez más frecuentes y empieza a formar un improvisado grupo literario junto a otros jóvenes de Orihuela en torno a la tahona de su amigo Carlos Fenoll. Los principales participantes en aquellas reuniones son, además de Miguel y el propio Carlos Fenoll, su hermano Efrén Fenoll, Manuel Molina, y José Marín Gutiérrez, futuro abogado y ensayista que posteriormente adoptaría el seudónimo de «Ramón Sijé» y a quien Hernández dedicará su célebre Elegía. A partir de este momento, los libros serán su principal fuente de educación, convirtiéndose en una persona totalmente autodidacta. Los grandes autores del Siglo de Oro: Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Pedro Calderón de la Barca, Garcilaso de la Vega y, sobre todo, Luis de Góngora, se convertirán en sus principales maestros.

Segundo viaje a Madrid

Tras este prometedor comienzo marcha a Madrid por segunda vez para obtener trabajo, esta vez con mejor fortuna, pues logra primero ser nombrado colaborador en las Misiones Pedagógicas y más tarde le escoge como secretario y redactor de la enciclopedia Los toros su director y principal redactor, José María de Cossío, que será en adelante su más ferviente entusiasta. Colabora además con asiduidad en Revista de Occidente y mantiene una tórrida relación con la muy liberada pintora Maruja Mallo, que le inspira parte de los sonetos de El rayo que no cesa. Se presenta a Vicente Aleixandre y hace amistad con él y con Pablo Neruda; este es el origen de su breve etapa dentro del Surrealismo, con aliento torrencial e inspiración telúrica. Su poesía por entonces se hace más social y manifiesta a las claras un compromiso político con los más pobres y desheredados. En diciembre de 1935 muere su fraternal amigo de toda la vida, Ramón Sijé, y Miguel le dedica su extraordinaria Elegía, que provoca el difícil entusiasmo de Juan Ramón Jiménez en una crónica del diario El Sol.

Guerra Civil

Al estallar la Guerra Civil, Miguel Hernández se alista en el bando republicano. Hernández figura en el 5º Regimiento y pasa a otras unidades en los frentes de la batalla de Teruel, Andalucía y Extremadura. En plena guerra, logra escapar brevemente a Orihuela para casarse el 9 de marzo de 1937 con Josefina Manresa. A los pocos días tiene que marchar al frente de Jaén. En el verano de 1937 asistió al II Congreso Internacional de Escritores Antifascistas celebrado en Madrid y Valencia, y más tarde viajó a la Unión Soviética en representación del gobierno de la República, de donde regresó en octubre para escribir el drama Pastor de la muerte y numerosos poemas recogidos más tarde en su obra El hombre acecha. En diciembre de 1937 nace su primer hijo, Manuel Ramón, que muere a los pocos meses y a quien está dedicado el poema Hijo de la luz y de la sombra y otros recogidos en el Cancionero y romancero de ausencias, y en enero de 1939 nace el segundo, Manuel Miguel, a quien dedicó las famosas Nanas de la cebolla. Escribe un nuevo libro: Viento del pueblo. Destinado a la 6ª división, pasa a Valencia.

Prisión y muerte

En abril, el general Francisco Franco declaró concluida la guerra y se había terminado de imprimir en Valencia El hombre acecha. Aún sin encuadernar, una comisión depuradora franquista, presidida por el filólogo Joaquín de Entrambasaguas, ordenó la destrucción completa de la edición. Sin embargo, dos ejemplares que se salvaron permitieron reeditar el libro en 1981.

Su amigo Cossío se ofreció a acoger al poeta en Tudanca, pero este decidió volver a Orihuela. Pero en Orihuela corría mucho riesgo, por lo que decidió irse a Sevilla pasando por Córdoba, con la intención de cruzar la frontera de Portugal por Huelva. La policía de Salazar lo entregó a la Guardia Civil. Desde la cárcel de Sevilla lo trasladaron al penal de la calle Torrijos en Madrid (hoy calle del Conde de Peñalver), de donde, gracias a las gestiones que realizó Pablo Neruda ante un cardenal, salió en libertad inesperadamente, sin ser procesado, en septiembre de 1939. Vuelto a Orihuela, fue delatado y detenido y ya en la prisión de la plaza del Conde de Toreno Madrid, fue juzgado y condenado a muerte en marzo de 1940. Cossío y otros intelectuales amigos, entre ellos Luis Almarcha Hernández,amigo de la juventud y vicario general de la Diócesis de Orihuela (posteriormente obispo de León en 1944), intercedieron por él, conmutándosele la pena de muerte por la de treinta años. Pasó a la prisión de Palencia en septiembre de 1940 y en noviembre al Penal de Ocaña (Toledo). En 1941, fue trasladado al Reformatorio de Adultos de Alicante, donde compartió celda con Buero Vallejo. Allí enfermó. Padeció primero bronquitis y luego tifus, que se le complicó con tuberculosis. Falleció en la enfermería de la prisión alicantina a las 5:32 de la mañana del 28 de marzo de 1942, con tan sólo 31 años de edad. Se cuenta que no pudieron cerrarle los ojos, hecho sobre el que su amigo Vicente Aleixandre compuso un poema. Fue enterrado en el nicho número mil nueve del cementerio de Nuestra Señora del Remedio de Alicante, el 30 de marzo.

Actualmente sus restos mortales reposan en una sepultura del mismo cementerio, junto a los de su mujer Josefina Manresa y su hijo, dicha sepultura, fácilmente identificable, es muy visitada.

Documentales sobre Miguel Hernandez:

Título original: Del yugo y del canto.

Dirección: J. Mallarach
Año: 1976
País de producción: España.
Formato: 35 mm, Color.
Duración: 45 min.

Ver directamente en GoogleVideo.
Ver directamente en Naranjas de Hiroshima TV.

Título original: Con Miguel Hernández en Orihuela
Dirección: Víctor Casaus
Guión: Víctor Casaus
Fotografía: Raúl Rodríguez
Edición: Gloria Argüelles
Música: Canciones de Joan Manuel Serrat basadas en poemas de Miguel Hernández
Producido por: Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC).
Año: 1980
País de producción: Cuba, España.
Formato: 35 mm. / color
Duración: 20 min.

Ver directamente en GoogleVideo.
Ver directamente en Naranjas de Hiroshima TV.

Título original: Miguel Hernández el poeta del pueblo
Dirección: Vicente A. Canales
Año: 1993
País de producción: España.
Producido por: Vega Baja Producciones.

Ver directamente en GoogleVideo.

Ver directamente en Naranjas de Hiroshima TV.

Fuentes de información: Wikipedia, Victor Casaus, Librairie Spagnole, Miguel Hernandez Virtual.

Arrhash

Título original: Arrhash (Veneno).
Año: 2008
Duración: 45 min.
País de producción: España
Dirección, guión e investigación periodística: Javier Rada, Tarik El Idrissi.
Cámara y dirección de fotografía: Guillermo Barberá (Films Nómades).
Realización y sonido: Santiago Valdepérez (Films Nómades).
Montaje: Jordi Gallofré (Zagora Films).
Realización: Rubén Ruiz.
Ilustración: Omar Boulyazid.
Edición de sonido: Beto Yansen.
Música y edición de sonido: Achraf “Kino” El Idrissi.
Web oficial: http://www.arrhash.com/
Producción: Zagora Films.
Distribución: Eguzki Bideoak, licencia Creative Commons. DVD en venta, con subtítulos en 5 idiomas, por 12 €.

Entre 1923 y 1927 el ejército español utilizó de forma masiva gas mostaza contra población civil durante la guerra del Rif. España se convirtió en una de las primeras potencias en utilizar estos métodos de exterminio. Y consiguió que su crimen permaneciese en un conveniente olvido. Ochenta años después, un joven rifeño, residente en Madrid, inicia una carrera contra reloj para salvaguardar la memoria de los últimos testigos de aquella guerra. El Gobierno español nunca ha admitido tales crímenes. Y las víctimas, muy ancianas, amenazan con morir sin haber explicado qué ocurrió durante aquellos años de asfixia y muerte.

Este productor y realizador de documentales quiso investigar si era cierto lo que se susurraba en su pueblo (Alhoceima/Axdir). Para ello se puso en contacto con el periodista Javier Rada. Y surgió el objetivo común de trabajar cuanto antes en ello, ya que las últimas personas con recuerdo eran demasiado ancianas como para permitirse más lapsus históricos.

Décadas antes de que la localidad vasca de Guernica fuera atacada por la aviación nazi durante la guerra civil española (1937), los pueblos rifeños ya conocían en sus carnes el horror de ser bombardeados. Conocían la grotesca imagen de ver a los niños, los ancianos, y las mujeres morir al paso de los aviones. Al horror de Guernica debemos sumarle, sin embargo, un hecho más siniestro. Los rifeños fueron atacados por la mayor arma destructiva de la época: los gases tóxicos. Un armamento prohibido entre los llamados “pueblos civilizados” pero utilizado contra los llamados “salvajes”. Las potencias occidentales hermanaron al humano con la rata y la cucaracha. Y los rociaron hasta la muerte.

Guernica acabaría convertida en un símbolo internacional del horror, al ser considerado como el primer lugar en el que se bombardeó desde el aire a población civil. Y el Rif, por aquella razón de que la memoria la escriben los ricos, se sumió en el olvido, propiciado, en parte, por los gobiernos de España y Marruecos. Hasta ahora.

Este documental intenta poner la historia en su sitio. Rellenar la ausencia en los libros de texto. Recuperar la voz de los que sufrieron esta guerra química. No hay peor crimen que el que queda en el olvido. Ayúdanos a recuperar la historia. La memoria es patrimonio de las víctimas, no de los verdugos.

ARRHASH (VENENO) PART 1 from zagorafilms on Vimeo.

Parte 1/4 Parte 2/4 Parte 3/4 Parte 4/4
También podeís verlo en el canal Naranjas de Hiroshima en Vimeo.
Y ademas tambien disponible en Naranjas de Hiroshima TV.