Blogs Cine Social y Documental

Blogs Cine Social y Documental

Fragmento EPILOGO, de mi nuevo documental llamado NAZION

Imagen de previsualización de YouTube
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • PDF
  • Meneame
Be Sociable, Share!

5 Comments to Fragmento EPILOGO, de mi nuevo documental llamado NAZION

  1. lucas dice:

    parece estar MUY BUENO!!! muy buen material. ya quiciera saber donde conseguirlo entero… cdo se vera por tv???

  2. Daniel dice:

    Agradeceré mucho el dato de dónde comprar o bajar o pedir este documental…. por cierto geniales los anteriores “Raymundo” y “Corazón de fábrica”…. un abrazo

  3. Juan Alberto dice:

    Interesante planteo, pero hoy después de las actitudes y comportamientos de los principales dirigentes políticos, con su muestra de desinterés por la “cosa publica” y más grave la “cuestión social”. Nosotros “el pueblo”, los ciudadanos, la gente común, entre los que nos encontramos algunos que nos importa saber un poco más. No encontramos dirigentes a quien darle nuestro apoyo. Interesante experiencia la de los años de gobierno socialista en Rosario y hoy con la gobernación, pero eso se puede frustrar y mal el fin de semana que viene, un ejemplo de la falta de dirigentes, de políticos de dedicados a la política y no usufructuar de ella. 15/05/11

  4. Pedro dice:

    ¡Hola! El miércoles 18 vi el documental en el preestreno en el Gaumont; al volver dejé un comentario-crítica del film en este sitio, que luego fue borrado… así que lo copio y pego que esté aquí nuevamente, esta vez un poco más sintético para que no ocupe tanto espacio. Gracias y saludos.

    [Comienza comentario posteado originalmente el miércoles 18:]

    Estimado Ernesto,

    Recién vuelvo de haber visto el documental “Nazión” en el Cine Gaumont. Quisiera hacerte una breve crítica y algunas preguntas.

    En principio, primero hay que agradecerte por haber realizado el documental. Si bien no estoy de acuerdo con muchos aspectos de éste, sé que el esfuerzo de mantener su visión ideológica es más que considerable.

    No vi los documentales que vos y Virma realizaron con anterioridad, y no me quería perder éste. Fui al preestreno gracias a que me llegó un mail anunciándolo. Sin embargo tengo que decir que me el documental me decepcionó mucho y quisiera explicar por qué.

    1) El documental no dice nada que a mí me haya resultado nuevo, a pesar de que estoy muy lejos de ser un experto en el tema. Por el contrario, el documental apela a la redundancia, repitiendo hechos/factores conocidos una y otra vez como si fueran revelaciones. Hay muchísimo para decir, por ejemplo, sobre el papel de la Iglesia en la conformación y el desarrollo de la derecha argentina, pero el documental no entra en ningún detalle. Se incorporan audios de Castellani lo cual está muy bien, pero es *un* sacerdote entre miles. Además los audios incorporados no tienen fecha ni se cita fuente. Se menciona la complicidad de la Iglesia como institución en la derecha nacionalista-protofascista autóctona pero no se dan detalles. Como bien sabés, hay tipos como Bergoglio que han estado también muy involucrados y que siguen activos y con mucha importancia y sin embargo no se los menciona. El retrato que se hace del papel de la Iglesia en la larga serie de genocidios argentinos es, a mi juicio, muy incompleto.

    2) El documental apela constantemente a la redundancia y a técnicas propagandísticas herederas de Eisenstein y de La hora de los hornos. Es un film que busca en primer lugar lograr un impacto emocional en el espectador, dejando la fidelidad histórica en segundo plano (y aclaro que estoy de acuerdo con todos los postulados fundamentales del documental). Digo que se le da máxima importancia al impacto emocional por los siguientes motivos:
    a) se emplean imágenes históricas fuera de contexto;
    b) se emplean técnicas del montaje de los cortes tendientes a generar ideas a partir de imágenes disímiles;
    c) se emplea la banda sonora para lograr la inmersión narrativa del espectador en el ámbito emocional de los hechos narrados: por ejemplo, sonidos de lamentos de niños y bebés sobre imágenes pictóricas de niños separados de sus padres, cuando el narrador habla de la apropiación de hijos de desparecidos;
    d) se realizan asociaciones narrativas no justificadas, entre las cuales sobresale vincular el Ku Klux Klan con el nazismo, que si bien compartían ciertos obvios rasgos eran dos movimientos muy distintos, surgidos en épocas diferentes y con ideologías también diferentes, de ningún modo partes de un mismo movimiento político;

    Lo que me pregunto es: ¿Qué función cumplen estos factores dentro de tu plan estético? ¿Por qué volver a filmar con la misma estética de La hora de los hornos, 43 años más tarde? Este es un film de militancia que busca movilizar el espectador. ¿A qué espectador está dirigido y por qué se cree que dicho espectador será un receptor ideal para el material?

    3) El nivel de información que brinda el documental es, por momentos, a la vez excesivo y escaso. Por ejemplo: El empleo de imágenes de la Shoa. Creo que casi todos los que accedan a ver el documental conocerán esas imágenes, por lo cual les serán redundantes. Ahora bien, suponiendo que algunos espectadores *no* conozcan esas imágenes (por ejemplo, si lo ven niños o adolescentes), el documental no explica qué sucedió en la Shoa, y de quiénes eran esos cuerpos movidos con topadora.

    El procedimiento de elipsis (no explicar qué fue la Shoa) y redundancia (imágenes terroríficas para espectadores que ya saben lo que fue la Shoa) se repite en varias instancias y, en mi opinión, sólo conduce al impacto emocional. Quienes sepan lo que fue la Shoa verán reforzado lo que ya saben; quienes no lo sepan sólo verán una serie de imágenes horribles sin el contexto adecuado. Por este motivo no entiendo a quién está dirigido el documental.

    Esto me lleva a mi conclusión: el documental está dirigido a gente que ya sabe lo que quiere ver y quiere verlo de nuevo. Es un poco como leer algunos artículos de Página/12 en los cuales se recurre a lo implícito para darle sentido a la ironía, en especial cuando se caracteriza a personajes de derecha. Pero para quienes estamos en el tema (en mayor o menor medida, y repito que yo no soy ningún experto) nos resulta redundante, aburrido e insultante por la vulgaridad emocional de sus procedimientos, y para quienes no conocen el tema les resultará críptico porque no provee la información básica.

    Otros problemas:

    El montaje. Con todo respeto, está muy mal montada. No hay progresión de la fuerza retratada, es decir el documental no realiza una indagación progresiva de esa fuerza para llegar a su núcleo esencial; tampoco hay un conflicto de fuerzas que lleve adelante la narración (no se menciona ninguna fuerza que se oponga a la derecha católica nacionalista). La banda sonora es a mi juicio un error de principio a fin. No da ningún respiro (no da ningún momento de silencio, por ejemplo), y es sumamente redundante excepto en aquellos momentos en los que opta por la ironía. ¿Con qué criterio se pasa de la redundancia al contrapunto irónico en la banda sonora? El uso de la banda sonora me confirma que este es un documental pensado con suma autocomplacencia, para gente que piensa como el realizador y por ende está capacitada (o realizador cree que está capacitada) para codificar lo que está por ver.

    El empleo de imágenes documentales no acreditadas. Creo que has sacado bastante del documental de la televisión alemana “El Tercer Reich en colores” (Das Dritte Reich in Farbe); asimismo has empleado música de Vangelis del film Blade Runner, y nada de eso está acreditado en los títulos finales. Asimismo ninguno de los diarios que citás fueron acreditados, ¿por qué no incluir la lista de fuentes en el rodante final? El documental se convierte así en un texto que no sirve como cita documental; si yo quiero hacer un trabajo sobre este tema no puedo citarlo porque: 1) no dice nada nuevo; 2) no cita sus fuentes.

    En mi opinión, películas como “Cuatro de julio, 1976-la masacre de los palotinos” o “Escuadrones de la muerte: la escuela francesa”, focalizando sobre temas mucho más acotados, logran lo que “Nazión” no consigue: un retrato de la derecha racista y genocida, construido sobre la indagación y no sobre el discurso propagandístico inyectado al espectador como una vacuna.

    Una pregunta con respecto a la banda sonora: ¿La mezcla final está hecha, o sólo están armadas las bandas? Si todavía tenés que hacer la mezcla, te sugiero encarecidamente trabajar con un montajista para bajar el volumen de la música en algunos momentos y tratar de darle un poco de respiro a la narración. Asimismo le es urgente una corrección de color pero ese es comparativamente un tema menor.

    Gracias nuevamente por haber producido y dirigido el documental; por más que no esté de acuerdo con su estética resulta algo muy estimulante e interesante para debatir.

    Las preguntas esenciales que tengo para hacerte es: ¿Cuál es el plan estético del documental? ¿Cómo justificarías las decisiones que tomaste y que yo estoy criticando en este post? ¿Cuál sería el espectador ideal de este documental, o entre quienes está pensado que cause mayor impacto?

    Saludos,
    Pedro

    [Fin del comentario.]

  5. Johne21 dice:

    It’s a mammoth playground built of mountains, hills, lakes, rivers, valleys, woodlands,and beaches. dkebfagddcfg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

© 2017: Ardito Documental | Easy Theme by: D5 Creation | Powered by: WordPress